Nos preocupa tu privacidad En pisos.com utilizamos cookies propias y de terceros para dar un servicio satisfactorio mediante cookies técnicas, de personalización y para fines analíticos. pulsa AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookis pulsando el botón "aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando
Aceptar Configurar

Invertir en vivienda en tiempos de Covid19

¿Cómo está incidiendo la pandemia en la compraventa residencial?

La vivienda se ha comportado en España, tradicionalmente, como un valor refugio.  Además de ser el espacio en el que desarrollamos nuestro proyecto vital, representa una inversión recuperable y revalorizable, “más aún en la actualidad, cuando la bolsa está muy lejos de ser una opción rentable y cuando los intereses llevan tiempo en negativo”.

Esta tendencia, en opinión de los expertos, no parece que vaya a cambiar. Sin embargo, la pandemia está modificando el modus operandi tanto de los adquirientes de vivienda como de aquellos potenciales compradores que en un futuro piensan materializar una operación de estas características. ¿Cómo está influyendo el coronavirus en la compra de vivienda en España cuando lo que se busca es la rentabilidad o la posibilidad de dotar al propietario de mayor tranquilidad económica?

La vivienda se erige hoy en día como uno de los activos “más populares” en los que invertir, pues aporta seguridad en tiempos de incertidumbre. Sigue siendo un valor refugio.

Desde el sector inmobiliario se confirma que en los últimos meses la función de la vivienda en España como valor refugio se está intensificando, la vivienda ejerce de cortafuegos, pues se trata de una inversión arraigada en nuestro país y “de la que la gente tiene conocimiento”, frente a otras opciones “con mayor volatilidad” y que exigen un alto grado de especialización, las cuales han quedado descartadas.

Los compradores de reposición económicamente solventes copan este tipo de operaciones, aunque han esperado a que los precios bajaran para beneficiarse de los descuentos.

En cuanto al perfil del comprador, la pandemia ha dejado enseñanzas entre los propietarios, por lo que “la gente busca la casa que mejor se adapte a las nuevas necesidades”, especialmente viviendas con mayor superficie y funcionalidad. De igual modo,  el coronavirus ha generado un “efecto psicológico” en la sociedad, que en los clientes se está materializando en una aceleración de las decisiones de compra desde el inicio de la pandemia hasta ahora “exclusivamente están comprando vivienda aquellos que tienen necesidad de hacerlo y pueden permitírselo”. Sin embargo, los compradores son conscientes de que los precios están a la baja, “por lo que han optado por esperar hasta ver dónde llegan los descuentos” y poder beneficiarse de ellos.

La pandemia ha modificado las preferencias de los millennials, que manifiestan su inclinación por la compra antes que por el alquiler, aunque son los peor tratados por la crisis.

Otra de las claves que se está viviendo en el sector inmobiliario tiene que ver con los millennials, ahora los jóvenes, “al igual que antes hicieron sus padres”, ven la compra como una opción con numerosas ventajas frente al alquiler, teniendo en cuenta los bajos tipos de interés, en la mayor parte de los casos se paga por un alquiler solo un 10-20% menos que por una cuota mensual hipotecaria”, argumenta este experto.

Ahora hay más compradores que adquieren vivienda para sus hijos porque ven esta operación una inversión rentable en el largo plazo. Son conscientes de las ventajas de tener una vivienda en propiedad.

En paralelo a esta situación, los expertos del sector perciben que en los últimos meses existe un mayor número de compradores que adquieren una vivienda con el fin de legarla a los hijos. 

El inversor profesional no ha desaparecido. Este compra vivienda de segunda mano en su zona de influencia, buscando revalorización y una mayor rentabilidad.

Por último, los expertos del sector descartan que se haya producido una desaparición del cliente que busca vivienda únicamente para invertir, a pesar de la bajada de precios que se está produciendo en la compraventa y de la inestabilidad que se está registrando en el mercado del alquiler.